Things I Have Learned in My Life So Far

Autor: Stefan Sagmeister
Páginas: 296 págs.
Editor: Abrams
Idioma: Inglés
ISBN-10: 141970964X


¿De qué trata este libro?

Más que un libro como tal, al menos en el sentido clásico del término, éste es un estuche compuesto de pequeños libros o cuadernos, 18 en total. Cada uno de ellos está dedicado a uno o varios aforismos escritos por el propio Sagmeister a lo largo del primer año sabático que tuvo en el año 2000 (aunque imagino que eran reflexiones que ya le rondaban la cabeza desde hacía tiempo) y al posterior trabajo tipográfico -en la frontera entre el diseño y el arte- que creó para escenificarlos. Sólo hay una excepción: uno de los volúmenes está dedicado a explicar la inspiración y motivación del autor para crearlos, además de ensayos o textos a propósito de su obra y figura de Steven Heller -crítico de diseño e historiador-, Daniel Nettle -psicólogo de la Universidad de Newcastle en Reino Unido- y Nancy Spector -comisaria de exposiciones del Museo Guggenheim-.

El formato es innovador y la edición muy cuidada, como no podía ser de otro modo. En la portada del estuche aparece una fotografía casi completamente troquelada de la cara de Sagmeister, lo que permite ver parte del interior. Según coloques en su interior uno u otro de los cuadernillos por delante verás una composición distinta, que va desde lo más gráfico hasta lo más escatológico -es él, no lo olvides-. Un experimento que imagino que no será económico producirlo pero que ofrece un rato de diversión del tipo que nos gusta tanto a los diseñadores…

Todas las piezas creadas para los aforismos fueron financiadas por clientes y empresas, no es un trabajo realizado por “amor al arte” por Sagmeister, aunque indudablemente su compromiso personal con la exposición de sus emociones y vida personal, además de con la experimentación, lo alejan radicalmente de la mayor parte de trabajos de diseño comisionados por grandes marcas. Ni siquiera esos patrocinadores salen destacados en cada pieza, simplemente están en los créditos, pero no se han creado para mayor gloria de su branding.

La estructura de cada cuaderno es siempre la misma: en las primeras páginas aparecen imágenes a toda página de las palabras que componen cada aforismo. A continuación, Stefan relata el origen de su reflexión -siempre basado en historias personales que no siempre le dejan en buen lugar, pero siempre brutalmente sinceras-, cuenta cómo se realizaron los trabajos de diseño, anécdotas incluidas, y al final puede que termine con alguna reflexión más. No esperes grandes parrafadas, Sagmeister no da vueltas ni se enreda en adjetivos y descripciones complejas o pedantes. Va al grano, con un lenguaje llano y coloquial. De hecho, se le entiende bastante bien si tu nivel de inglés no es muy allá, porque yo le entendí sin problemas. Otro tema son los ensayos del volumen de inicio, alguno bastante más obtuso.

Le he dado unas cuantas vueltas a si debía copiarte aquí los aforismos que componen este trabajo, porque no existe un índice como tal, pero he llegado a la conclusión de que sería tanto una falta de respeto al trabajo de Stefan -supondría revelar buena parte del contenido principal- como un sinsentido, porque lo suyo es que los leas junto con su explicación y las imágenes. Si eres diseñador gráfico o te gusta el diseño seguramente hayas visto ya algunos en su web o en medios.

¿Cuál es mi opinión sobre él?

Llevaba tantos años oyendo hablar de este libro o viéndolo en librerías o webs especializadas que se había convertido ya en el típico clásico que piensas que “algún día leeré”. Hasta que, cuando redacté la lista de libros que me gustaría leer este año, me acordé de él y decidí que era un buen momento para abordarlo. Además tenía miedo de que ya fuese difícil de encontrar o que estuviese descatalogado, pero afortunadamente no ha sido difícil encontrarlo.

Intuyo que para que este libro llegue a gustarte tienes que sentirte cómodo con ciertas expresiones artísticas propias del arte moderno, porque éste no es un volumen de diseño “clásico”, predecible, de fácil digestión. No es un recopilatorio de trabajos del estudio de diseño de Sagmeister & Walsh, ni mucho menos. Es un libro sincero, muy sincero, sobre la vida en general explicada a través del diseño, más cercano al arte en ciertos aspectos formales. El diseño pues, y más en concreto la tipografía, están al servicio de la expresión y la transmisión de emociones e ideas bastante sencillas, pero no banales.

Si conoces ya la obra de Sagmeister -sobre todo la más antigua-, sabrás qué tipo de trabajos puedes esperarte en este volumen, porque tiene un estilo que o lo amas o lo odias (bueno, también puedes respetarlo, como es mi caso). Es, posiblemente, el mayor ejemplo que tenemos ahora de diseñador que casi siempre hace notar su huella en los proyectos que hace, no digamos ya si son tan independientes y personales como éstos. En realidad, este trabajo me recuerda mucho a la relación que hace cientos de años mantenían los mayores genios de la historia del arte con sus mecenas: tu me pagas, pero mi genio y capacidad de expresión están muy por encima de tu “ego”. No quiero tampoco establecer paralelismos más allá de esta relación, porque tampoco diría que Sagmeister es un genio, pero sin duda es un experimentador libre y honesto que no sólo ha creado un estilo muy propio y original -lo que no es nada fácil- si no que también ha empujado un poco más allá los límites del diseño.

Y a título personal: sus consejos son bastante inteligentes a pesar de su aparente simpleza, nada ñoños. Pueden ser sobre las drogas, el trato con los demás o la sinceridad, no hay una serie de temas cerrados. Imagino que él no ve separación alguna entre cómo ve e interpreta la vida y su trabajo, porque de hecho no la hay ni para él, ni para mí, ni para ti. Así que si crees que no tienes nada que aprender a nivel personal para ser mejor diseñador, déjame que te diga que es probable que estés equivocado.

Tal vez deberías leerlo si…

… obviamente, te gustan sus trabajos. También si te interesa ir más allá en el diseño y quieres profundizar en otras formas de expresión, tanto formal como conceptual. Y bueno, algo te enseñará sobre la vida en general, de paso.

Quizás no sea para ti si…

 no soportas su trabajo y que esté en pelotas en la mitad de sus carteles, por ejemplo. O prefieres ver trabajos muy corporativos de branding o similar, casos concretos, cosas así. Éste no es un libro de diseño como tal.

Una cita:

“This is a design book put together for non-designers (I have always found design produced for designers  -similar to music for musicians and art for artist- sadly insular and consequently boring). The pieces were commissioned (and paid for) by clients, and executed by a design studio using design tools within media relating to desing. (…) My favorite quote on the difference between the two comes from American minimalist Donald Judd: “Design has to work. Art does not”.”

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies