Aparcamientos para (¡!) mujeres.

Empiezo fuerte el lunes, pero es que este artículo de Web Urbanist me ha dejado… bueno, dejémoslo en anonadada. No tenía ni la menor idea de que existiese algo como aparcamientos exclusivos para mujeres, pero resulta que si, existen y no en pocos países. Las razones van desde la seguridad (aparcar lejos de los hombres debe ser más seguro, aunque no aclaran para quién), la comodidad (más cerca de las entradas a los centros comerciales, qué comprensivos con lo cargadas de compras innecesarias que vamos…) y la facilidad, al hacer plazas más grandes, ya se sabe que vemos una columna y vamos a por ella… Independientemente de lo sesgado y absurdo de estas normas, esconden un problema de fondo que no sólo no se soluciona con esta separación, si no que se agrava. Si realmente existe un problema de fondo, el mismo que parece haber con lo desagradables e incómodas que las gasolineras parecen ser para muchas mujeres, habría que preguntarse seriamente por qué, sin caer en tópicos ni respuestas fáciles. Este tipo de sitios se crean -casi siempre- con criterios que no tienen en cuenta la ergonomía, una correcta señalética o el punto de vista de la persona y que a menudo resultan complicados de usar por personas con movilidad reducida, con niños pequeños o de avanzada edad, independientemente del género. No construimos las ciudades para las personas, si no para los coches. Pero estoy segura de que son mejoras que todos, hombres y mujeres, agradeceríamos. Vía weburbanist.com


Arquitectura y salud

image by Maojin Lang
image by Maojin Lang

Y enlazando directamente con lo anterior (al menos desde mi punto de vista) un interesante artículo que referencia un estudio realizado por el American Institute of Architects en el que queda patente el creciente interés entre el colectivo de los arquitectos acerca de los efectos que tienen sus decisiones de diseño sobre la salud de las personas (yo pensaba que ésta era una de las cuestiones fundamentales desde siempre…). Algunos de los aspectos más trabajados son la luz natural, la temperatura, la interacción social, la calidad del aire y el aislamiento acústico. Cuestiones todas bastante básicas, creo. Vía archdaily.com.


Ilse Crawford y las técnicas ancestrales

Si no es la primera vez que le echas un vistazo a este blog es probable que te hayas dado cuenta ya de que me interesan mucho el folklore y la artesanía, aunque desde un punto de vista más integrador con el futuro que etnográfico. La diseñadora Ilse Crawford -una de mis diseñadoras favoritas- debe pensar algo parecido, porque no es la primera vez que reinterpreta o hace uso de técnicas artesanales en riesgo de desaparición. En este caso ha colaborado con la marca bosnia Zanat en la creación de una serie de mobiliario y accesorios para el hogar realizados con una técnica que tiene más de 150 años de antiguedad, protegida por la Unesco, que consiste en golpear la madera con herramientas especiales para crear esta textura. Este tipo de iniciativas ayudan además a un sector, el de los artesanos que conservan técnicas muy antiguas, en grave riesgo de desaparición para siempre. Ellos necesitan una vía económica para subsistir y mantener su legado, y nosotros -el público- necesitamos muebles con alma que perduren y transmitan el amor de lo hecho a mano. Vía dezeen.com.


BMW y el arte africano

Hoy, en mezclas improbables, os traigo a la marca de coches de lujo BMW y a Esther Mahlangu, una artista sudafricana de 81 años. Aunque lo más sorprendente quizás no sea esto, si no que ya hace 25 años que colaboraron por primera vez personalizando uno de los modelos del fabricante. Esther, que aprendió el oficio de su madre y su abuela, sigue las técnicas y estilo tradicional de su pueblo, los ndebele, aunque ha ido más allá creando figuras y decoraciones personales. Podéis ver más de este proyecto en designboom.com


¿Cómo se construye un edificio?

Bueno, quizás ya lo sepas si has tenido la suerte/desgracia de ver construir un edificio desde cero delante de tu casa, pero seguro que no era el edificio más alto del mundo construido con una estructura completamente de madera. En esta grabación podrás ver el proceso completo, que es curioso la verdad. Vía archdaily.com


Siéntate conmigo

Natalie Hampton es, además de una chica lista, una adolescente con mucha iniciativa. Tras sufrir ella misma el rechazo de sus compañeros en su nuevo colegio y pasarse un año entero comiendo sola, decidió tomar cartas en el asunto y no esperar a que otros solucionasen su problema. Aunque ahora ya esté mucho mucho más integrada en otro colegio, creó una app que te permite buscar amigos en tu entorno con los que ir a comer o quedar, o incluso organizar comidas en abierto a las que cualquiera está invitado. Una gran idea, que quizás sea más apropiada para el modo de vida americano, pero que permite a los chavales tomar conciencia de un problema e intentar solucionarlo por sí mismos. Me encanta esta generación que no espera a que los adultos intentemos solucionar sus problemas con nuestros métodos y burocracias y, directamente lo solucionan ellos a través de los canales que mejor conocen. Por ponerle sólo una pequeña pega, diría que la ilustración de la app me parece muy poco apropiada: parece una reunión de campeones del equipo de fútbol y cheerleaders a cada cual más espectacular (guapos, altos, delgados…) que posiblemente no sean el prototipo de alumnos que sufren exclusión, precisamente. Vía designindaba.com.


El storytelling ha muerto. Larga vida al storydoing

Con esta manía que tenemos de estar inventándonos nombres “nuevos” para cada técnica recién lanzada que nos permita vender más hamburguesas, viajes en avión o zapatillas de deporte, tenemos que anunciar (bueno, lo hacen la gente de Graffica) que se acabó eso del storytelling o el contar historias de toda la vida. Aunque queda mejor lo primero, porque lo segundo tiene ciertas connotaciones a falsedad que no vienen a cuento -nunca mejor dicho-. Ahora lo que se lleva y con lo que tienes que enganchar a tu cliente es el storydoing, que viene a ser que tú (el cliente) eres el protagonista de la historia que te está contando la marca. Vamos, que te organiza la aventura. Hasta que nos cansemos de ella o comprobemos que tampoco es demasiado eficaz si no hay imaginación o ganas de arriesgarnos, con lo que pasaremos al siguiente invento que será…


El Rijksmuseum te necesita

O más bien te da la oportunidad de inspirarte en cualquiera de sus obras de archivo y reinterpretarla con la técnica y métodos que desees. No hay límite creativo ni una disciplina concreta (arte, diseño, moda…). El premio es de 10.000 €, que no está nada mal. Me gusta esta iniciativa, por lo que supone de apertura a la nueva creación, de desmitificación de los clásicos y de acercamiento a los más jóvenes. Este museo ya fue de los pioneros en colocar gran parte de sus obras online, incluso para uso libre. Vía itsnicethat.com.


Ciudad, noche y lluvia

Ya para terminar, te dejo con las instantáneas del fotógrafo polaco Marcin Baran, que consiguen evocar claramente esas noches de lluvia en una ciudad que parece cambiar por completo al acabar el día. Vía fubiz.net


Feliz semana.

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies